Peligro en la cocina

Muchachino, Sebadog y cuchillos…

Simplicidad y gastronomía

leave a comment »

Si nos centraramos en la esencia de la acción de comer (procurarnos nutrientes a través de la ingesta de alimentos) cuando preparamos cualquier materia prima como alimento,  deberíamos cocinar siempre al vapor,  ya que es como menos propiedades pierde la comida. Así es como mejor cumpliríamos el objetivo de alimentarnos bien.

Sin embargo es obvio que la gracia del asunto es complicarnos la vida con la mezcla de ingredientes en busca de sabores que combinen, con diferentes técnicas de procesar alimentos (freír, cocer, rehogar, saltear, pochar, marinar, etc.) y con las maneras más vistosas de presentar los platos.

Así pues, el funcionalismo y la simplicidad que perseguimos los diseñadores al proyectar otros productos (desde una web o una aplicación de software hasta el cuadro de mandos de un coche, o una cafetera), esa obsesión por reducir y eliminar lo superfluo, no aplica en absoluto cuando se cocina. Lejos de ser una virtud sería una clara limitación.

¿Será por eso que lo llaman “arte de cocinar”? Una prueba más de que arte y diseño son opuestos ;-)

dim sum

Written by muchachino

15 febrero 2010 a 15:24

Publicado en Diseño, Técnicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: